April 28, 2003

By Michael Strickland

A Mis Hondureños

Ha pasado much tiempo desde que he usado mi facilidad con el idioma español. Puesto que estoy planeando pasar el fin de semana que viene en México, pensaba que debería practicarlo un poco. Además, tengo algunos amigos por quienes español es su primer lenguaje, así les debo un artículo en español.

Aprendí hablar en español en 1983, cuando viajé a Honduras. Pasé un año allá con el programa de intercambio llamada AFS (American Field Service), viviendo con una familia hondureña. Y cuando digo "familia," quiero decir mi familia, ya que así era después de vivir como un miembro de ella por un año. Me pone tan difícil creer que han pasado veinte años desde que estuve allá. Uno de mis mayores penas es que nunca he regresado a visitarles. Aún ahora, pienso en ellos a menudo, y como siempre, los pensamientos están llenos de sentimientos familiares. No sé si ellos todavía me consideran como parte de su familia, por mi falta de regresar en estos tantos años. Ojalá que sí, porque siempre tendré un lugar especial en mi corazón para mi familia hondureña, aunque ya no mantegamos en contacto con mucha frecuencia.

Tengo sentimientos similares por mi amiga Mayra. Pasamos un rato como novios cuando estaba en Honduras, y era un tiempo muy dulce en mi vida jóvena. Ella era (y es todavía) una mujer maravillosa, bonita y inteligente. En ella también he pensado en los demasiados años que crecen más y más cada día. No hemos podido vernos de nuevo desde mi salida de Honduras, pero hemos mantenido en contacto de vez en cuando (un poco más ahora que podemos mandarnos correo electrónico).

La gente hondureña es una tan simpática y feliz. El país y la gente me encantaron en el año en que yo era hondureño. El país, también, es uno muy bonito, con montañas cubiertas con piños y playas de harina blanca en el Caribe. Espero que las circunstancias de mi vida me permitan regresar algún día a mi segundo hogar. Hasta entonces, dedico este artículo diario a mis amigos y familia hondureños, y espero que se encuentren felices y de buen salud.

 

©2003 Michael Strickland ALL RIGHTS RESERVED

What is "The Daily Strick"?

I have long called myself a writer, but too often I don't do what a writer must do daily: write. So you, dear reader, are the beneficiary of my resolution to make a positive change in at least one area of my life. Every single day of this new year, I will write something, anything, and post it here. It is my intention to use this daily exercise to jump-start my too-long-dormant creative energies, and perhaps generate some worthwhile material this year. Hopefully you will find at least an occasional amusement or insight in my daily musings.

Today's Column
Send a Comment

Previously...

4/27: Sunday Night Ramblings
4/26: Hair Band Nostalgia
4/25: Consequences
4/24: Lemon Curry?
4/23: My Father Midas
4/22: Earth Day
4/21: Joshua Tree, Part III
4/20: Joshua Tree, Part II
4/19: Joshua Tree, Part I
4/18: Royal Flush
4/17: A Long Strange Trip
4/16: A New Line to Back
4/15: Still Writing
4/14: Conspiracy Theory
4/13: Los Coronados
4/12: Y2K in Y2K3
4/11: Slow Glass
4/10: Freedom of Speech
4/9: Why We're Fighting
4/8: Eucalyptus Memories
4/7: Sleep
4/6: Writing, Just Not Here
4/5: Sci-Files Trivia
4/4: Sobering Up
4/3: Great White Hope
4/2: Entropy
4/1: Peace on Earth
Previous months in The Archive

Like what you've read?
Find more good reading on

In Association with Amazon.com

(and support future Daily Stricks!)